Invima aprobó nuevo medicamento para la interrupción voluntaria del embarazo


Espaldarazo del Gobierno al aborto: Invima otorga registro a nuevo medicamento abortivo que ofrece una eficacia del 95 %”.

En medio de los debates que se generan en Colombia en torno al aborto con respecto al derecho a decidir y el derecho a la vida , el Ministerio de Salud anunció que el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos -Invima-, eliminó la barrera para la comercialización en Colombia de mifepristona, un tratamiento oral para la interrupción inducida del embarazo que, en combinación con misoprostol, ofrece mayor eficacia.

Opinión y Salud conoció que por el momento el medicamento no hace parte de la lista de servicios incluidos en el Plan de Beneficios, conocidos antes de la Estatutaria como el POS, con cargo directo a la UPC. Sin embargo, funcionarios del Ministerio de Salud, indicaron que “para allá va”.

La aprobación de esta molécula, respaldaría la postura del Ministro, quien ha manifestado abiertamente su apoyo a la Interrupción Voluntaria del Embarazo -IVE- fundamentada en el derecho a decidir.

Cabe recordar que, tras la salida de Alejandro Ordóñez como procurador, el Ministerio de Salud también retomó la campaña informativa sobre el aborto con la emisión de videos en redes sociales y medios de comunicación desde noviembre, en los cuales se persuade a las mujeres sobre el aborto, indicándoles que “nada, ni nadie te puede quitar tu derecho a decidir”.

De tal manera que, como otro ‘espaldarazo’ del Gobierno al aborto, para las mujeres será más sencillo realizar estas prácticas. Con esta pastilla la interrupción inducida del embarazo se puede hacer de manera ambulatoria, sin métodos quirúrgicos y con una mínima intervención del profesional de salud.

El medicamento aprobado por el Invima funciona produciendo contracciones musculares y distensionando el cuello de la matriz, lo que permite la expulsión del producto del embarazo, mediante salida de coágulos y tejidos fetales y en general un sangrado vaginal mayor al de una menstruación.

Salud pública, más allá del aborto

El ministro Gaviria, en una entrevista con El Tiempo en 2015, y en repetidas ocasiones, ha expresado que ve al aborto como un problema de salud pública y que está de acuerdo con estas practicas. Sin embargo, teniendo en cuenta el contexto internacional, en países como Estados Unidos este año desde el Gobierno se suspendió la financiación de ONG’s que incluían programas facilitadores o promotores del aborto, dentro de sus planes de acción orientados a la salud sexual y reproductiva; argumentando que la salud pública va más allá del aborto y dejando de subvencionar los programas y procesos que, dentro de las ONG’s dedicadas a esta dimensión de la salud, tengan como fin la promoción o realización de prácticas abortivas.

Según el Gobierno de Estados Unidos, entender al aborto como un problema de salud pública y promocionarlo, institucionaliza esta práctica como la mejor solución para la protección y restauración de los derechos de las mujeres. Dejando de lado la posibilidad de crear en primer lugar programas y fondos enfocados a mejorar el respeto a la mujer, la protección de sus derechos y la prevención de las situaciones de riesgo para las mujeres (como los índices de violación, esclavitud sexual, trata de blancas, entre otros), diversificando el conjunto de medidas para garantizar la salud sexual y reproductiva, la vida y la dignidad de las mujeres.

Hoy en día en Colombia, diversas instituciones habilitadas por la Supersalud, como Oriéntame, ofrecen abortar legalmente justificando que “si el embarazo te está generando angustia, depresión, insomnio u otras afecciones emocionales o físicas, es una causa válida para solicitar la interrupción del embarazo”, basados en la segunda causal de aborto que permitió la Corte, que se refiere a que la vida de la mujer esté en riesgo.

C.C.: www.orientame.org.co

Dejando abierto el camino para que cualquier mujer que experimente síntomas normales del embarazo justifique el aborto. Pues según la Organización Mundial de la Salud -OMS-, “entre dos y cuatro de cada diez madres de países en desarrollo sufren de depresión durante el embarazo o postparto”.

Al respecto, el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria de España indicó en la Guía Cuidados del Embarazo que, parte de los síntomas se basan en una serie de cambios normales tanto físicos como psicológicos, que cada mujer los vive de forma diferente. Por lo que “al principio del embarazo es normal que experimente cambios frecuentes en sus sentimientos y en su estado de ánimo, es una reacción frecuente debida a las transformaciones que van a producirse en su vida con el nacimiento de su nuevo hijo”.